A comienzos de los 2000 me mudé a Boston Massachusetts. Durante los primeros meses en mi nueva ciudad dediqué el tiempo libre a conocer algunos sitios representativos. En una de esas caminatas llegué al malecón del Río Charles, y encontré un lugar mágico para la expresión artística y la vida en comunidad. Se trataba del Hatch Shell of Boston, una concha acústica donde se llevan a cabo espectáculos artísticos de todo tipo, en especial durante el verano; Rionegro merece un escenario así.

A medida que una banda musical tocaba, yo empezaba a entender el propósito de tal lugar, el cual era ofrecer un espacio de encuentro, esparcimiento e integración para toda la comunidad bostoniana. Al pasar los minutos observaba cómo iban llegando nuevas personas al lugar y otras iban partiendo; aquellas que llegaban se ubicaban en lugares disponibles, armaban sus sillas portátiles, extendían sus sábanas y disfrutaban de cualquiera que fuera la presentación de ese momento, ¡Qué plan tan bacano! Al pasar los años, asistí a este lugar a muchos eventos, como la celebración del 4 de julio, conciertos y obras de teatro de excelente calidad, ¡totalmente gratis!

Investigando un poco más acerca de estos sitios, me he dado cuenta de que son lugares comunes en muchas ciudades de Estados Unidos y Europa, y que son el sitio de encuentro de la comunidad para el disfrute de diferentes espectáculos artísticos y culturales. La presencia de las conchas acústicas en las ciudades estadounidenses es de vieja data, la concha acústica de Boston fue construida en el año 1940 y reemplazó otro escenario para muestras artísticas, construido en 1934 en los alrededores de la explanada del Río Charles (Boston.com, 2016). En Nueva York la historia es un poco diferente, ya que la concha acústica fue construida en el año 1862 en Central Park y posteriormente renovada en 1923. Ha sido testigo de grandes muestras artísticas y eventos históricos, como por ejemplo, un discurso de Martin Luther King Jr y una lectura poética de John Lennon (naumburgconcerts.org, 2020).

 

La Concha Acústica de Boston, «The Hatch Shell». Autor: Arthur Griffin 1942. Tomada de www.DigitalCommonwealth.org

 

La Concha Acústica de Boston, «The Hatch Shell». Autor: Leslie Jones 1947. Tomada de www.DigitalCommonwealth.org

 

¿Y qué tal una concha acústica en Rionegro?

La respuesta es sí. El talento artístico de Rionegro y el Oriente Antioqueño es grande, pero está muy disperso. Necesitamos un lugar en nuestra ciudad para la expresión artística y que congregue la sociedad rionegrera, y ese lugar es la concha acústica. Este nuevo icono de ciudad será el lugar de expresión cultural y artística de todo tipo; será un lugar donde podrán concurrir todos los artistas de municipio y de afuera a expresar su arte. Debe estar en un lugar amplio que permita una gran afluencia de público y debe tener todas las comodidades que ofrece un espacio para espectáculos masivos, como, por ejemplo, una batería de baños apropiada o un sonido de primera calidad. El lugar debe tener un administrador responsable de tiempo completo, que debe estar a cargo de la programación de los diferentes eventos durante todo el año; la promoción de dichos eventos; y debe ser el responsable que el lugar cumpla con todas las medidas de seguridad para las actividades que se realicen en el mismo. Eventos de ciudad, tales como las fiestas de las tradiciones rionegreras, no se deben realizar más en el parque principal de la ciudad; no importa que tradicionalmente se hayan hecho por alrededor de 5 décadas. Rionegro es una ciudad con muchos más habitantes que hace 50 años. Según el anuario estadístico de la ciudad, Rionegro pasó detener 40.000 habitantes en 1970 a 134.000 en el año 2016; lo que hace que la afluencia a este tipo de eventos sea mucho más masiva y aumenta la probabilidad de un evento trágico. El parque principal de Rionegro no es un lugar apto para organizar eventos masivos, pues no tiene ni el espacio, ni los servicios, ni la capacidad para evacuar una gran cantidad de personas, en caso de haber una emergencia. La Concha Acústica de Rionegro se convertiría en un lugar apto para recibir los conciertos en el marco de las fiestas de tradiciones rionegreras, y el parque principal podría ser utilizado para exposiciones u otros actos de menor envergadura. Por otro lado, el ahorro presupuestal año tras año, en gastos, como por ejemplo, tarimas, en la preparación logística o el alquiler de sonidos, entre otros rubros, se podrían evitar al tener una infraestructura fija disponible para estos eventos.

El Festival Rock al Río que se ha posicionado como uno de los eventos más importantes de la ciudad, también podría ser uno de los eventos que tradicionalmente se realizaría en la concha acústica. Infortunadamente, este evento depende en gran medida del patrocinio de la administración municipal, por lo cual es vulnerable a que se realice o no, dependiendo de la voluntad y de la capacidad presupuestal que tenga la ciudad en ese momento. Este evento también se vería altamente beneficiado con la construcción de la Concha Acústica de Rionegro, pues los rubros de tarima y sonido podrían ser ahorrados año tras año y dedicar su gestión en la búsqueda de patrocinios para cubrir otros gastos del evento.

Muchos otros tipos de eventos podrían programarse fácilmente en la concha acústica, pues, como se mencionó anteriormente, temas presupuestales como los logísticos ya estarían cubiertos, lo cual le daría mucha más viabilidad económica a más eventos, y, así, ofrecer una programación cultural mucho más robusta tanto a los ciudadanos como a los visitantes durante todo el año.

Así como estos dos eventos tradicionales del centro de Rionegro, muchas otras actividades se podrían realizar en la futura concha acústica del municipio. Festivales musicales, obras de teatro, manifestaciones culturales, religiosas, políticas, etc., todas podrían ser parte de la programación de este lugar.

¿Dónde sería?

El mejor lugar para La Concha Acústica de Rionegro es el lote rodeado por el Centro Comercial San Nicolás, Los Bomberos, El Puente Mejía, la ciclorruta -entre El Puente Mejía y el gimnasio al aire libre de La Unidad Deportiva-, y el Río Negro.

 

Lote propuesto para la ubicación de la Concha Acústica de Rionegro. Foto tomada de Google Maps, 2020.

Algunas de las razones más importantes para ubicarla en este lugar son: el lote es uno de los pocos lotes centrales disponibles que quedan en el municipio; es propiedad de la ciudad; además, el protagonismo del Centro Comercial San Nicolás en la vida de los rionegreros haría que este lugar sea de muy fácil acceso y aseguraría una mayor afluencia de público a los diferentes eventos programados. Una gran cantidad de barrios estaría a solo unos cuantos minutos de la concha acústica, facilitando el acceso a ella ya sea caminando, en bicicleta o a través del transporte público. Para permitir un acceso más cómodo de los visitantes de San Nicolás a la concha acústica, se debe construir un puente sobre el Río Negro para conectar ambos espacios.

Esta ubicación también es estratégica porque se encuentra en el corazón de la Unidad Deportiva de Rionegro, un lugar donde confluyen escenarios deportivos como el Estadio Alberto Grisales, el Coliseo Iván Ramiro Córdoba, la pista de patinaje, la pista de bicicross y las ciclorrutas aledañas que comunican el Centro Histórico de Rionegro con el sector de San Nicolás y la Calle de la Madera; y que en un futuro comunicará el Centro Histórico, con San Antonio de Pereira siguiendo el cauce de la Quebrada la Pereira.

Para complementar la idea anterior, la concha acústica se convertiría en un icono del proyecto Cinturón Naranja de Rionegro, el cual sería una ciclorruta y senderos que comunicaría San Antonio de Pereira con Tutucán, La Calle de la Madera, la Unidad Deportiva de Rionegro y, finalmente, el Centro Histórico.

También te puede interesar: Una forma simple, mas no fácil, de crear 150 emprendimientos naranja en Rionegro

Para finalizar, la construcción de la red de ciclorrutas, en el municipio de Rionegro, es un gran proyecto que pronto integrará los diferentes barrios del municipio, y a otras localidades vecinas. Estos nuevos espacios para el esparcimiento y la circulación de nuestros ciudadanos deben convertirse también en espacios para la creación de empleo y en espacios de esparcimiento deportivo y cultural para todos. Lo anterior es conocido como El Corredor o Cinturón Naranja, un proyecto consignado en el Plan de Acción Rionegro Ciudad Sostenible y Competitiva, elaborado para Rionegro por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), en el cual, este proyecto será un nodo de integración del municipio alrededor de la cultura, el deporte y el emprendimiento. Uno de los sectores de la ciudad donde confluyen, estás ciclorrutas es la Unidad Deportiva de Rionegro, la cual es un lugar estratégico para diferentes eventos, y que debe ser la casa de un escenario para la cultura, como lo es la concha acústica.

Integrar San Antonio de Pereira con el Centro Histórico a través de la red de ciclorrutas debe ser un proyecto de prioridad para la ciudad. San Antonio es uno de los lugares que más presencia de turistas tiene en nuestro municipio, y el conectarlo a través de ciclorrutas con el Centro Histórico, crearía una oportunidad muy importante, para que sus visitantes regulares también lleguen a otros lugares de la ciudad como la Unidad Deportiva del municipio, La Concha Acústica de Rionegro y El Centro Histórico.

Rionegro no cuenta con escenarios para las manifestaciones artísticas. No tenemos un teatro digno de la ciudad y no tenemos una Concha Acústica. Es importante hacer las inversiones en estos nuevos activos de ciudad para garantizar espacios óptimos para la expresión artística y manifestaciones culturales; pero a su vez nuevos espacios para el encuentro de nuestros ciudadanos.

¿Te gustó este artículo? ¡Compártelo en tu red social favorita!

Dejar un comentario

Hablemos por WhatsApp
Send this to a friend